Se realizó la “Marcha de la Gorra”


marchadelagorra

Bajo el lema “Mi cara, mi ropa y mi barrio no son delito” distintas organizaciones de la ciudad organizaron ayer una actividad en Plaza San Martín. Cientos de jóvenes se reunieron para denunciar la violencia institucional con intervenciones artísticas y un festival musical.

Ayer por la tarde más de cuatrocientas personas se reunieron en la Plaza San Martín para realizar en la ciudad la primer “Marcha de la Gorra”. La iniciativa, pensada desde los barrios para intervenir en el centro de la ciudad con mensajes contra la violencia institucional y la estigmatización de los jóvenes de clases populares, constó de un festival y distintas intervenciones artísticas.

Leandro Amoretti, referente de Patria Grande, una de las organizaciones partícipes de la jornada, afirmó que “Si bien no se puede afirmar que la represión policial a los pibes y pibas pobres empiece hoy, es cierto que se ha recrudecido. El claro empeoramiento de la situación social en los barrios populares vino acompañado por una fuerte presencia policial que actúa con violencia especialmente sobre los jóvenes que viven en los barrios”.

“Tener una gorra, ser morocho o simplemente caminar por la calle puede ser razón para que la policía te hostigue y persiga”, agregó Amoretti. “Por eso lo que hacemos acá es mostrar que en los pibes y pibas producen cultura popular, y que merecen poder construir sus vidas sin estigmatización ni violencia por parte de las instituciones del estado”.

La organización del festival, que estuvo a cargo de más de 30 organizaciones sindicales, sociales, políticas y barriales de la ciudad entre las que estuvieron la CTA, la CTEP, el Movimiento Evita, el CIAJ y Patria Grande, presentó un documento en el cierre del festival. Allí afirman que su intención es “denunciar el silencio corporativo de los medios hegemónicos, el encarcelamiento y el asesinato de nuestros pibes, el accionar corrupto de la policía, la pereza y la impunidad con que se maneja el poder judicial, pero también mostrar lo que son los pibes y las pibas de nuestros barrios, lo que hacen todos los días, lo que los y las identifica, porque reivindicamos su derecho a estar, a andar, a jugar y a soñar”.