“Cipriano fue genuino, murió con lo puesto”


cirpiriano 1

En Post Político Radio (FM Rockers 103.9 de lunes a viernes de 14 a 15) recordamos el “Día de la lealtad peronista” con Marcelo Galvez, director de la película “Cipriano, yo hice el 17 de octubre”.

“La película se sostuvo gracias al apoyo de la gente y con estas historias que se fueron contando de generación en generación y que tienen que ver con historias de la ciudad de Berisso, los frigoríficos, los inmigrantes y con todo lo que se vivió en los días previos al 17 de octubre, las disputas que se vivieron en la ciudad que fueron el motor narrativo de la película” arrancó contando el director.

Al ser consultado sobre cómo vive cada 17 de octubre, Galvez precisó que “es una fecha para reflexionar, ir a las bases, comprender cual es el elemento de gestación de este movimiento tan grande y contradictorio que es peronismo y tratar de detectar por donde pasan las cosas hoy. Si bien aquel 17 de octubre se da en otro marco, otro mundo cada vez que vemos la película notamos como hay situaciones y esquemas que se repiten y hacen que aquel hecho no envejezca y vemos como las sociedades vuelven a transitar sobre sus mismos pasos. Y al ver a los sindicalistas de hoy notamos que la figura de Cipriano es muy genuina, es un tipo que murió con lo puesto. Nunca traiciono sus ideales y esta bueno estudiarlo como un ejemplo de la lucha por los otros”.

Todo el proceso “fue largo y tedioso” pero haber podido terminar la película “es una satisfacción, con tanta gente que representa genuinamente lo ocurrido en Berisso en aquellos días. La película esta anclada en lo que llamamos “relatos orales” de los viejos peronistas del 17 de octubre y un libro de Cipriano, autobiográfico, donde relata lo que fue la experiencia desde su punto de vista. La idea fue mostrarles a las nuevas generaciones lo que fue aquello, revivirlo y traerlo a Cipriano nuevamente a la vida desde una película fue muy lindo”.

La falta de recursos puso en jaque al proyecto y Marcelo siempre recuerda la frase de un amigo, Néstor Gianotti que dijo “si aquellas personas pudieron hacer el 17 de octubre como nosotros no vamos a poder hacer una película”.

El entusiasmo de todos “fue el motor de la película. Había un poco de juego en cada escena donde la gente iba a poner en juego cada historia personal. Sin las ganas de todos no hubiese sido posible la película”.

La segunda parte de la película siempre anduvo dando vuelta en la cabeza de Galvez aunque reconoció que hacerla “es muy compleja porque la historia personal de Cipriano está enmarcada por el enfrentamiento que tuvo con Perón, rompen la relación que tenían y la historia lo ubica en un lugar complicado: para la derecha es un mártir, para el peronismo un traidor y hacer una segunda parte es muy difícil encontrar el equilibrio. Podríamos contarlo desde lo humana y es una idea que está ahí para reflexionar un poco también lo que se da en Argentina” concluyó Galvez.