“Es un momento donde nos conectamos”


daniellucas

El furor del CrossFit crece día a día y Bigg Crossfit Catedral se dan historias particulares como la de Daniel y Lucas Bonilla, padre e hijo, de 39 y 9 años que entrenan un par de veces a la semana juntos alimentando aún más el vínculo entre ambos.

“Un amigo me habló acerca del Crossfit, me comentó cómo era la dinámica y tomé una clase de prueba, de esto ya hace dos años” cuenta Daniel como llegó a la actividad, pero lo particular de esta historia pasa precisamente por su hijo: “Además de ir al Box hacia algunas rutinas en casa pero sin darme cuenta  Lucas comenzó a imitarme. En este tiempo tenía 7 años”.

Para que ambos lleguen a entrenar juntos, primero necesitaban un permiso especial, el de la mamá que no lo veía con buenos ojos al comienzo, pero luego aceptó esta iniciativa de que ambos entrenen a la par. “Al principio se resistió, pero luego charlamos y entendimos que era mejor que haya un Coach que le enseñen las técnicas, así no se lastima imitándome sin la supervisión apropiada”.

“Es muy lindo. Estamos juntos y aprendo mucho de él” cuenta con felicidad Lucas sobre la oportunidad de poder entrenar a la par de su padre. Para Daniel ir con su hijo es más que un entrenamiento “poder realizar una actividad Padre-Hijo es increíble, ver su evolución y como está ávido de aprender nuevos movimientos me llena de orgullo. Sin lugar a dudas es un momento donde nos conectamos y existe una complicidad única” expresó.

Para Daniel, que comenzó en Bigg en Octubre de 2014, el CrossFit “es un deporte donde uno compite contra sigo mismo, por lo cual en el Box dentro de un Wod sólo existen palabras de aliento”. Pero en cambio Lucas, que comenzó en abril pasado, lo toma como un complemento para el rugby “creo que puedo hacer muchas cosas sin cansarme, corro más rápido y aguanto mejor los tackles. Me siento mejor físicamente”.

Si hay algo que tiene en común esta dupla es en querer llegar a competir “desde hace dos meses intensifique el entrenamiento, haciendo una variación de la rutina de atletas de Bigg, el objetivo a mediano plazo es poder llegar a clasificar para alguna competencia de Máster” cuenta Daniel, mientras que Lucas sigue el mismo camino “me encantaría competir en los CrossFit Games, pero mientras tanto sigo aprendiendo y mejorando día a día para un día llegar a ser un Biggfriends”.