“El municipio debe evitar reprimir a las familias que buscan una casa”


DSC07522

El referente de Patria Grande, Leandro Amoretti, se refirió a las tomas de tierras que hay en la región y a las situaciones de desalojos que están sucediendo. Afirmó que “no se trata de confrontar ciudadanos de bien con usurpadores, sino de discutir los problemas estructurales de la ciudad”.

El lunes pasado la policía desalojó una toma en Melchor Romero. Para el jueves, otro predio en la misma localidad platense cuenta con una orden de desalojo emitida por el juez Melazo. En este contexto Leandro Amoretti, economista y referente del movimiento Patria Grande en la ciudad expresó los puntos de vista de su organización frente a la problemática de las tomas de tierras y el déficit habitacional.

Amoretti declaró que “no se trata de confrontar a ciudadanos de bien con “usurpadores”, como hace el principal diario de la ciudad, sino de discutir uno de los problemas estructurales de La Plata”. El economista afirmó que en la ciudad “existen 118 villas de emergencia y asentamientos habitacionales. Aproximadamente 60 mil personas sufren está realidad diariamente. Estamos hablando de barro, de ausencia de servicios, de contaminación y de una precariedad total. Una realidad que empeora y se alimenta día a día con la pérdida de empleos, la caída de los salarios y el aumento de los alquileres”.

Respecto del rol del municipio, Leandro Amoretti expresó que “la falta de planificación urbana, la especulación inmobiliaria y la negación del problema por parte del oficialismo municipal articulan una fórmula conflictiva. Una ciudad desigual y excluyente, es una ciudad vivible para pocos, y sufrida por muchos y muchas”.

“Las tomas son una expresión de esta problemática, persistente y urgente”, agregó Amoretti en referencia a las ocupaciones de tierras que ganaron visibilidad en las últimas semanas y que están siendo desalojadas por órdenes judiciales. “Sin embargo la definición política por parte del municipio de no intervenir, de no habilitar canales de diálogo y políticas de acceso a la tierra, incrementan la tensión. Sin la presencia del estado como garante de derechos de las mayorías, la represión aparece como solución. Pero acá no está en juego sólo el destino de 200 familias, sino también de otras miles que esperan alcanzar en algún momento soluciones habitacionales, y no que la policía los desaloje”.

Frente a la posibilidad de que la policía bonaerense desaloje violentamente otra toma en Melchor Romero este jueves, Amoretti llamó al municipio a intervenir preventivamente: “Sin perder de vista los debates estructurales, la emergencia del desalojo obliga a exigir la intervención del municipio para evitar la represión y la violencia. El municipio debe evitar el desalojo de familias que sólo buscan una casa”.