Sigue la lucha de los trabajadores del Teatro Argentino


Teatro-Argentino-marcha-7-de-marzo-2013

El Consejo Directivo Provincial y la Junta Interna de ATE del Instituto Cultural denunciaron irregularidades en la programación artìstica y la ejecución del Presupuesto de la temporada 2015.

Mediante un comunicado explicaron que “ayer, jueves 3 de septiembre a las 11 hs, la Junta Interna de ATE del Instituto Cultural junto con compañeros del Consejo Directivo Provincial de ATE se reunió con el Administrador General del Teatro Argentino, Sebastián Oberti, para tratar los urgentes temas de programación y presupuesto, más otros puntos pendientes”.

“Ante nuestra consulta por la programación de aquí a fin de año, Oberti respondió que la Provincia remitió una partida extra de cuatro (4) millones de pesos, con los que se garantizan los títulos de ópera, ballet y concierto que estaban programados hasta fin de año, excepto la zarzuela “La Corte de Faraón”, que se reprogramó como primer título a realizarse durante la temporada 2016. Oberti manifestó que, de los 16 millones de pesos del presupuesto destinado a principios de año a la temporada 2015, una vez finalizada la ópera Otello, a principios de agosto, se habían gastado $15530000.-, es decir, casi todo. Cuando le consultamos cómo era posible que el presupuesto se acabara faltando aún cinco meses para la finalización de la temporada, contestó que “se hizo un análisis erróneo”, dado que no se tuvo en cuenta que la recaudación a funciones de cuerpos estables y privadas podía ser fluctuante”.

Frenta esta respuesta, el gremio ATE ratificó – como en su momento lo hiciera con los directores Iglesias y Lombardero -, que la vía recaudatoria no debe ser el eje en un teatro estatal, sino que, en primer lugar, se debe contar con un presupuesto acorde a las necesidades de un teatro lírico y sólo después de eso podría caber el refuerzo de la vía recaudatoria como elemento secundario.

Los trabajadores expresaron al respecto que: “Con todo, nos sigue pareciendo muy alarmante, extraño e irregular que un presupuesto anual se acabe a mediados de año. Ante nuestra requisitoria dijo que un teatro como el nuestro necesita un presupuesto de 30 millones anuales como mínimo”.

Agregaron que “Quedó demostrado que nuestra estrategia gremial, apenas enterados que estuvimos de las irregularidades en la programación, de la cancelación de ensayos de coro y de camarines de solistas, y del faltante de suministros e insumos en los talleres de carpintería, herrería, escenografía y sastrería fue correcta, dado que, al sacar el conflicto extramuros con la movilización del 28 de agosto a la Presidencia del Instituto Cultural y ponerlo en conocimiento de los compañeros, del público en general y de los medios de comunicación, muy lejos de ser esta una actitud aventurera y catastrofista, fue la manera de instalar el tema y denunciarlo, conminando de ese modo a las autoridades provinciales a paliar tan grave asunto con la asignación de una partida presupuestaria de emergencia para la programación”.