Tachen a Francisco


macri narvaez massa

El diputado nacional y precandidato a gobernador por la Provincia de Buenos Aires, Francisco De Narváez retiró su candidatura a gobernador para “facilitar la unidad de la oposición” y presionar a Macri con el costo político de una eventual victoria kirchnerista.

El anuncio lo hizo a través de su cuenta personal de twitter y por distintos medios de comunicación “para facilitar un acuerdo entre Mauricio y Massa” ya que esa es la única manera de que el oficialismo no se imponga en las próximas elecciones porque “cerrarse es muy kirchnerista. Abrir y dialogar es el cambio”.

Dejó en evidencia, también, que la primera opción en la carpeta de Massa pasa hoy por pelear la gobernación de la mano de Pro, antes que disputar la Presidencia junto a su socio en el Frente UNA, el gobernador cordobés, José Manuel de la Sota.

“Dividir es jugar para Cristina”, remarcó  De Narváez y se mostró como el candidato de la unidad de la oposición, como la persona que va a unir A Macri y a Massa si se ponen de acuerdo. “Conozco la vocación de Sergio Massa de conversar, soy testigo de eso” acotó el empresario.

Por otra parte, el “Colorado” remarcó que “está y seguirá acompañando” a Massa. Paradojas del frenesí electoral: el tigrense encontró en el rival de hasta hace pocos meses mucha más lealtad que en aliados con los que compartió amistad por años, como el intendente de Olavarría, José Eseverri, que esta semana regresó al kirchnerismo.

El gesto de De Narváez, de todos modos, dista de ser un renunciamiento histórico a los honores. Su candidatura provincial venía debilitándose junto con las chances presidenciales de Massa, ya que en territorio bonaerense el corte de boleta es mínimo y es el postulante nacional quien define la suerte del socio bonaerense. Aparte de eso, las ambiciones del diputado entraron en crisis la semana pasada, cuando golpeó al director del portal web Nova, que había publicado un artículo ofensivo hacia él y su esposa.