Tras 6 años, inicia el juicio por torturas a Arruga


03-Cobertura-colectiva-RNMA_-Luciano-Arruga_3

Un tribunal de La Matanza comenzó a juzgar desde este lunes a un policía bonaerense acusado por torturas durante la detención ilegal que sufrió el adolescente Luciano Arruga , seis meses antes de la desaparición en enero de 2009. 

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional 3 de La Matanza dio inicio a las 9 del juicio contra el suboficial Julio Diego Torales , quien participó en la detención de Arruga en Lomas del Mirador , cuando al menor de edad lo acusaron de robar teléfonos celulares . 

Torales, quien se desempeña ahora en la comisaría segunda de Gregorio de Laferrere, deberá responder sobre el operativo que derivó en el arresto del adolescentes y la golpiza a la que fue sometido en la seccional policial. La acusación sostiene que Arruga fue ” brutalmente torturado durante diez horas en la cocina del entonces destacamento de Lomas del Mirador” cuando incluso su madre y su hermana escucharon cómo rogaba que lo sacaran de allí porque lo estaban golpeando. 

El Ministerio Público y los querellantes Juan Manuel Combi (APDH La Matanza), Maximiliano Medina (CELS) y María Dinard (CELS) señalaron que a las familiares “la policía las privó del derecho a verlo”. Y, sostuvieron que el adolescente estuvo “detenido y encerrado ilegalmente sin la intervención de un juez de menores”. 

 Combi, quien se encontraba preparando la defensa, pudo dedicar unas palabras sobre las expectativas del caso: “Esperamos que se haga Justicia. En este caso se torturó y desapareció a un chico y buscamos además establecer un precedente dada la cantidad de pruebas que hay en el caso”. 

Mónica Alegre, madre del adolescente fallecido, sostiene -según sus allegados- que “esta causa tiene relación directa con el hostigamiento sistemático en los meses previos al secuestro y desaparición de Luciano en enero de 2009”. 

Las audiencias se realizan en los tribunales de la calle Juan Florio al 2700 de San Justo a lo largo de la semana. 

Cómo fueron los últimos días de Luciano. Después de ese arresto con torturas en septiembre de 2008, Arruga fue visto por última vez en la madrugada del 31 de enero de 2009, a pocas cuadras de su casa en el barrio 12 de Octubre, en Lomas del Mirador. La familia siempre acusó a la policía por su desaparición porque sospechaba que había sido detenido y torturado otra vez. Su cuerpo no había sido hallado hasta que, con recurso de habeas corpus, la Justicia descubrió el 17 de octubre que había muerto la misma madrugada de su desaparición y encontró su cadáver enterrado como NN en un cementerio de la ciudad de Buenos Aires. 

El adolescente murió atropellado por un automóvil en Monte Grande, cuando cruzó corriendo una autopista, al parecer en un intento por escapar de alguien no identificado. Tras ser arrollado, fue llevado sin documentos al hospital Santojanni, donde murió un día después de ser operado. 

LA HERMANA DE LUCIANA ARRUGA ACUSA A LA BONAERENSEDE MANEJAR MAFIAS DE PROSTITUCION, ARMAS Y DROGAS

La hermana de Luciana Arruga, el joven desaparecido en 2009 y encontrado inhumado NN casi seis años después, acusó hoy a la Policía Bonaerense de “mafiosa y corrupta” y sostuvo que esa fuerza se ocupa de “la red de trata de mujeres, la venta de armas y la venta de drogas”.

Vanesa Orieta habló con los periodistas al ingresar al juicio de un suboficial de la Policía Bonaerense, acusado de torturar a su hermano en 2008, y dijo que aquellos “grandes negocios de este país no los manejan chiquilines de 12 y 13 años, los manejan funcionarios policiales y judiciales”.

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional 3 de La Matanza empieza hoy a juzgar al suboficial Julio Diego Torales, quien participó en la detención ilegal de Arruga, en septiembre de 2008, en Lomas del Mirador, cuando al menor de edad lo acusaron de robar teléfonos celulares.

Torales, quien se desempeña ahora en la comisaría segunda de Gregorio de Laferrere, deberá responder sobre el operativo que derivó en el arresto del adolescentes y la golpiza a la que fue sometido en la seccional policial.
Orieta, además, afirmó que “el problema de la violencia institucional no está en la agenda política” y añadió que “si yo voy a reclamar al Estado que me proteja (como testigo) me contestan que para el problema de la violencia institucional no hay protocolo”.

Y achacó a los medios de prensa que “no saben cuántos pibes mata la Policía” porque “los pibes de los barrios marginales no son visibles y sus familias son pobres”.

En el juicio a Torales, la acusación sostiene que Arruga fue “brutalmente torturado durante diez horas en la cocina del entonces destacamento de Lomas del Mirador” cuando incluso su madre y su hermana escucharon cómo rogaba que lo sacaran de allí porque lo estaban golpeando.

Mónica Alegre, madre del adolescente fallecido, sostiene -según sus allegados- que “esta causa tiene relación directa con el hostigamiento sistemático en los meses previos al secuestro y desaparición de Luciano en enero de 2009”.

Después de ese arresto con torturas en septiembre de 2008, Arruga fue visto por última vez en la madrugada del 31 de enero de 2009, a pocas cuadras de su casa en el barrio 12 de Octubre, en Lomas del Mirador.

La familia siempre acusó a la policía por su desaparición porque sospechaba que había sido detenido y torturado otra vez.
Su cuerpo no había sido hallado hasta que, con recurso de habeas corpus, la Justicia descubrió el 17 de octubre que había muerto la misma madrugada de su desaparición y encontró su cadáver enterrado como NN en un cementerio de la ciudad de Buenos Aires.

El adolescente murió atropellado por un automóvil en Monte Grande, cuando cruzó corriendo una autopista, al parecer en un intento por escapar de alguien no identificado.

Tras ser arrollado, fue llevado sin documentos al hospital Santojanni, donde murió un día después de ser operado.